Ratched y La Historia del Cucu

5
(1)

Ratched y La Historia del Cucú

Ambientada dieciséis años antes de los eventos de Cuckoo’s Nest (Atrapado sin Salida) , Ratched sigue al personaje principal (Sarah Paulson), que acaba de terminar sus años como enfermera del Ejército durante la Segunda Guerra Mundial, un período de tiempo que puede presumirse como profundamente formativo en términos de su cosmovisión que domina Cuckoo’s Nest.

Ratched es quizas la excusa perfecta para volver a hablar en estos tiempos de pandemia sobre Atrapados sin Salida. Ahí su gran logro, ademas del estético, está la tipica paleta de colores saturados que usa el director Ryan Murphy. Aca con un verde explotado, y el rojo solo en los labios de Paulson.

El origen del aquel nido

Escrito en 1959 por Ken Kesey en medio del Movimiento por los Derechos Civiles, Alguien voló sobre el nido del cucú es una crítica mordaz de las formas en que se abordó la psiquiatría en Estados Unidos durante ese tiempo.

Como estudiante de escritura creativa en Stanford, Kesey se ofreció como conejillo de indias en un estudio financiado por el gobierno sobre los efectos de las drogas psicoactivas como el LSD. Todos los martes a las ocho de la mañana, se presentaba en el Hospital de Veteranos de Menlo Park, donde un médico le entregaba pastillas y un trago de jugo y lo mantenía en observación. “Los pacientes pasaban arrastrandose en el pasillo exterior, caras con muecas horrendas”, escribió Kesey más tarde” A veces, una enfermera se presentaba con tono perverso y escribio él “Esta no era una persona frente a la que pudieras permitirte estar desnudo “

En uno de sus viajes en ácido Kesey se pregunto ¿Los pacientes estaban realmente locos o simplemente eran excéntricos como él? ¿Cuál es la diferencia entre los enfermeros y la enfermera y los pacientes? Y empezó a ver que todos estaban dañados de una forma u otra. El pensamiento de Kesey estaba en línea con el de Michel Foucault, quien argumentó en Madness and Civilization (1961) que la locura era una construcción diseñada para secuestrar a los indeseables de la sociedad.

"Los jueces de la normalidad están presentes en todas partes"
Michel Foulcaut
Filósofo

No hay duda de que la novela aprovechó una energía bulliciosa que burbujeaba bajo la superficie de la vida estadounidense, tanto que fue prohibida por distritos escolares desde Randolph, Nueva York, hasta Alton, Oklahoma. El libro convirtió a Kesey en una celebridad literaria instantánea, uniéndose a una ola de ficción subversiva que incluía Catch-22 y A Clockwork Orange 

El camino hacia el cine

Kirk Douglas compró los derechos. En 1963, interpretó a McMurphy en una adaptación de Broadway de Dale Wasserman. La obra duró solo dos meses, pero Douglas estaba decidido a protagonizar una versión cinematográfica.

En 1973, Milos Forman vivía en el Chelsea Hotel de Nueva York, en medio de una crisis nerviosa, cuando recibió un libro por correo de dos productores, Saul Zaentz y Michael Douglas. Incapaz de hacer despegar el proyecto, el anciano Douglas había entregado los derechos a su hijo de 29 años. Forman, que había perdido a sus padres en los campos de concentración nazis y luego vivió bajo el régimen comunista, se conectó instantáneamente con el espíritu antiautoritario de la novela. “El Partido Comunista era mi enfermera Ratched”, escribió en 2012, “diciéndome lo que podía y no podía hacer”

Forman no pensaba que Kirk Douglas, para entonces de unos 50 años, fuera adecuado para McMurphy. “Lo mató no poder interpretar ese papel”, recuerda Michael Douglas (quien es el productor ejecutivo de la nueva Ratched serie ). Marlon Brando y Gene Hackman obtuvieron el guión; ambos lo rechazaron. Forman estuvo brevemente intrigado por el “carisma barato” de Burt Reynolds. Afortunadamente, Jack Nicholson, a quien Forman acababa de ver en El último detalle, aceptó el papel. Para elegir a los pacientes, Forman recorrió ambas costas, llevando a cabo sesiones de audición de “terapia de grupo”. Terminó formando un equipo de ensueño de actores de personajes, entre ellos Christopher Lloyd, Brad Dourif, Vincent Schiavelli y Danny DeVito.

Como se filmó

Lo que quería el director era realismo. Su mantra era “¿Es natural?” Antes de que se filmara una toma, el elenco pasó dos semanas en la sala, observando a los pacientes y asistiendo a terapia de grupo. Cada actor tenía una celda privada con un cubículo, donde podía guardar un cepillo de dientes y algunos efectos personales.

A medida que avanzaba el rodaje, la realidad y la ficción comenzaron a confundirse. “Empezaste a percibir que la línea entre estar cuerdo y estar loco es más fina de lo que crees”, dice Dourif. Sydney Lassick, que interpretaba a Cheswick, bailaba claqué en los pasillos. Danny DeVito, que había dejado a su entonces novia, Rhea Perlman, en Nueva York, tenía un amigo imaginario. (“Tenía a alguien conmigo todo el tiempo”, dice ahora). Mientras tanto, Fletcher se encontró instruyendo gentilmente a sus compañeros de reparto durante el almuerzo: “Ahora vamos a comer”

Uno puede imaginarse a Murphy y Paulson dándole el mismo matiz redentor que le dieron a Marcia Clark en The People v. OJ Simpson: American Crime Story . ¿Nurse Ratched es una antiheroína feminista esperando que suceda? ¿O es un monstruo? Si el personaje sigue atrayendo nuestra curiosidad, eso se debe en gran parte a Louise Fletcher, la actriz que le dio a Nurse Ratched la humanidad que nunca tuvo en la página, y en el proceso la hizo aún más aterradora.

¿Cuanto te ha gustado?

Click en estrella para puntear

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Se el primero en votar!

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*