Frida Kahlo

Con Vehemente Locura, el Matrimonio de Frida y Diego

Con Vehemente Locura, el Matrimonio de Frida y Diego

En un mundo falto de referentes pictóricos femeninos, Frida se convirtió en un asidero con el que fascinarse. Diego Rivera era el pintor del pueblo, de las gestas, de las grandes obras, de la vivencia colectiva de los pueblos en la línea del arte comunista,

Coyoacan es el primer ayuntamiento que regiría la capital de la Nueva España tras la conquista de Tenochtitlán por Hernan Cortés. Coyoacán estaba consagrada a una de las más importantes deidades del panteón mexica, Tezcatlipoca (el espejo humeante), quien podía transformarse por las noches en ese cánido para interactuar con los humanos.

Coyoacan, El Lugar de los Coyotes.

Coyoacan, El Lugar de los Coyotes. “Es fácil venir a Coyoacan, pero es difícil salir” Ha sido el refugio de muchos intelectuales, que ahí, no sólo han encontrado una casa sino la paz necesaria para pintar, escribir y hasta resistir una revolución.

Leon Trotsky Museo

Leon Trotsky Museo

Cerca de La Casa Museo de Frida Kahlo, en la calle Viena en Coyoacan, se encuentra el Museo Casa de Leon Trotsky.
En un barrio residencial al que es fácil llegar pero difícil salir, se encuentra la casa donde Leon Trotsky vivió con Natalia Sedova por quince meses y donde fue asesinado. Trosky en Coyoacan.

Cartel Museo Casa Frida Kahlo

Museo Casa Frida Kahlo

Al profundizar en el conocimiento del legado de Frida Kahlo, se descubre la intensa relación que existe entre Frida, su obra y su casa. Su universo creativo se encuentra en la Casa Azul, donde vivió la mayor parte de su vida. Aunque al casarse con Diego Rivera, la artista residió en distintos lugares en la Ciudad de México y en el extranjero, Frida siempre regresó a su casa familiar de Coyoacán.

El Barzon por La Chicana

El Barzon por La Chicana

El barzón, escrita por Luis Pérez Meza, “el trovador del campo”, es una canción de la lucha social, también interpretada por Amparo Ochoa, en ella se hace alusión al México rural, denuncia el caciquismo y la explotación de los campesinos. La versión de Amparo Ochoa, concluye diciendo ¡Viva la revolución! ¡Muera el supremo gobierno!