Un texto de Enrique Symns, pasen y lean.

Catedral Palma de Mallorco
Catedral Palma de Mallorco

Arde tu Vida

ARDE TU VIDA

Será un día como este que parecen gritos de niños felices entrando al colegio, los cantos de los chacales que saludan el amanecer.

De una vez por todas, vendrá en el ascensor la horrorosa noticia que dará un latigazo en tu puerta.

Cada uno se irá llendo a su manera: escabuyéndose el que tiene deudas y no quiere dar explicaciones; obligándonos a visitar su cama el nos quiere cobrar su muerte, llorando el que nunca tuvo ganas de estar y ahora no le da ganas de irse, roto el se te cayó de las manos y colorido el que se arrojó para dejar una mancha roja en la calle.

No será tan malo. Cuando las cenizas del cereblro se deshagan y nuestras palabras sean olvidadas para siempre.

Quién, cómo, dónde estuvieron conmigo si siempre estuve aguantando la respiración para no ahogarme.

Soy un ciego, condúceme como un cisne. Nada te costaría perderme de vista. Los ojos son este pozo de todos.

El sol concentra la potencia de su ardor en el punto más apasionante de nuestra vida y desde allí nos incendia. Donde se sienta el olor a quemado estás tú.

Qué veo de tí sino la estela de tus actos y que recojo de tus actos sino las cenizas de tu presencia?

Pero no es la luz, es el fuego. Se queman las pesadillas que los argumentos de los guionistas escribieron con sangre sobre la piel de tus sueños.

Se incendia el motivo que hasta hoy nos encegueció de esperanza.

NO dejen de arder.

Apaga la radio que trasmite las falsas noticias que intentan enganñar al eternauta. Vístete y sale. Despídete y monta. Deja que muera y baila.

Abandónalos y escapa. Devuelve la llave y no vuelvas.

Caminamos por calles de fuego y los viejos dioses cansados todavia creen saber lo que solo creen. Es hermoso ir andando entre tanto ciego. Las calles nos llevan y no hay, es seguro, un viaje más divertido que correr contigo.

Enrique Symns extracto de la revista Cerdos & Peces 1992

Photograph of Schiele on his deathbed Photograph by Martha Fein 1918 CAlbertina

El que Ardió.

Egon Schiele

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: