Lecturas para Escritores Recomienda Stephen King

Lecturas para Escritores, 20 mejores libros que recomienda Stephen King

 

Descubrí a Stephen King por primera vez cuando tenía 11 años, indirectamente a través de una niñera que me sentó frente a las telenovelas diarias y desapareció. La lectura para escritores no parecia estar en los planes de King todavia.

Me aburría con Una vida para vivir y leía los montones de libros del mercado de masas que mi ausente tutor dejaba por ahí: novelas, misterios, thrillers y sí, incluso de terror.

Todo parecía estar conectado. Las novelas de King se parecían ciertamente a otros libros pulp atractivos y, como mínimo, sus primeras obras solían seguir una determinada fórmula que las hacía ideales para las adaptaciones de Hollywood. Pero durante muchos años, al pasar del terror a temas más amplios, la reputación cultural de King se elevó muy por encima de la de sus compañeros de género.

Se ha convertido en un escritor “serio”, e incluso, gracias a su libro del 2000 On Writing -parte memoria, parte “libro de texto”- en una especie de escritor de escritores, pasando de las estanterías de los supermercados a las páginas de The Paris Review.

Pocos escritores contemporáneos desafían tanto la división un tanto arbitraria entre la literatura literaria y la llamada literatura de género como Stephen King, cuyo estatus ha provocado guerras de palabras como este reciente debate en Los Angeles Review of Books. Independientemente de los adjetivos que le lancen los críticos, King sigue adelante, publicando un libro tras otro, perfeccionando su oficio, compartiendo felizmente sus ideas y leyendo lo que le gusta.

Prueba de su desprecio por el canon académico es su lista de lecturas para escritores, que adjuntó como apéndice a Sobre La Escritura. Autores superventas del género como Nelson DeMille, Thomas Harris y J. K. Rowling, que no necesita presentación, se sienta cómodamente junto a clásicos de la literatura como Dickens, Faulkner y Conrad. King recomienda autores realistas contemporáneos como Richard Bausch, John Irving y Annie Proulx, y ocasionalmente autores posmodernos o “pesados” como Don DeLillo o Cormac McCarthy. También incluye algunos libros de no ficción.

King presenta la lista con un descargo de responsabilidad: “No soy Oprah y este no es mi club de lectura. Estos son los que me han funcionado, eso es todo”. A continuación, hemos extraído veinte buenos libros que recomienda a los aspirantes a escritores. King escribe que se trata de libros que le inspiraron directamente: “Sospecho que todos los libros de esta lista han influido de un modo u otro en los libros que he escrito”. Para un escritor, dice que “muchos de estos libros pueden mostrarle nuevas formas de hacer su trabajo”. ¿Y para el lector? “Son capaces de entretenerte. Ciertamente me entretuvieron”.

 

Lectura para Escritores, solo 20 recomendaciones, hay más.

 

Josh Jones via Open Culture

A 40 Años de la Pandemia VIH/SIDA

Hace cuarenta años, el 5 de junio de 1981, el Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. informaba de un grupo de casos de neumonía por pneumocystis entre hombres homosexuales en Los Ángeles.

También se observaron enfermedades raras y mortales en hombres, mujeres y niños fuera de EE.UU., pero aún no se había informado de ellas: presagios de la próxima pandemia de VIH/SIDA. Desde entonces, ONUSIDA calcula que el VIH/SIDA ha matado a entre 32 y 7 millones de personas y que entre 75 y 7 millones de personas se han infectado con el VIH en todo el mundo. Hoy en día, existen las herramientas para eliminar el VIH. Las intervenciones de prevención combinada, como la profilaxis previa a la exposición, son muy eficaces para reducir la adquisición sexual del VIH, y la terapia antirretroviral para las personas seropositivas puede hacer que el virus sea indetectable e intransmisible. Sin embargo, sólo en 2019, 690.000 personas murieron de VIH/SIDA. Por qué estamos tan lejos de alcanzar el objetivo mundial de la ONU para 2030 de acabar con el sida?

Hay asuntos pendientes. El éxito de la respuesta al VIH depende de la igualdad: no solo la igualdad en el acceso a la prevención, la atención y el tratamiento del VIH, sino también la igualdad ante la ley. Sin embargo, las poblaciones clave y sus parejas, incluidos los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (HSH), las mujeres transexuales, los profesionales del sexo y sus clientes, y las personas que se inyectan drogas (PWID), siguen estando desproporcionadamente afectadas por el VIH, ya que representan el 62% de todas las nuevas infecciones por el VIH en el mundo. A principios del siglo XXI, 67 Estados miembros de las Naciones Unidas siguen penalizando las conductas sexuales consentidas entre personas del mismo sexo y 92 siguen penalizando la exposición, la transmisión y la no revelación del VIH. 18 criminalizan a las personas transgénero. Dado que el trabajo sexual y el consumo de drogas inyectables también son ilegales en gran parte del mundo, no es de extrañar que las intervenciones sanitarias eficaces no lleguen a las personas vulnerables y marginadas con riesgo de contraer el VIH.

La última de nuestras tres comisiones sobre el VIH, convocada por la Sociedad Internacional del SIDA y The Lancet en 2017, pidió la derogación de las leyes de criminalización, así como la rendición de cuentas para medir el progreso hacia la derogación. Está claro que no se ha avanzado lo suficiente en los últimos 4 años. Países como Rusia, Chad, Etiopía y los Emiratos Árabes Unidos siguen sin informar sobre el número de HSH en sus países. Los donantes deberían presionar más a los gobiernos que discriminan a las poblaciones clave, pero la amenaza de perder la capacidad de prestar servicios relacionados con el VIH en esos entornos debe sopesarse cuidadosamente frente a los beneficios de ampliar los servicios.  

La Comisión también examinó cómo ha cambiado el panorama sanitario mundial desde el inicio de la pandemia del VIH. La cobertura sanitaria universal (CSU), la idea de que todo el mundo tiene derecho a un paquete de servicios para una serie de enfermedades y afecciones sin contraer deudas, es un objetivo igualmente importante de la ONU que debe alcanzarse para 2030. Las iniciativas sobre enfermedades globales no pueden continuar de forma indefinida. Lograr la cobertura universal, atendiendo las necesidades de las poblaciones marginadas sin juicios ni prejuicios, es esencial para acabar con el VIH.

La oportunidad de acelerar una mayor igualdad y reducir la discriminación se presenta del 8 al 10 de junio de 2021, cuando el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, convoca la quinta Reunión de Alto Nivel (RAN) sobre la aplicación de la Declaración de Compromiso sobre el VIH/SIDA, cuyo tema central es la igualdad. La última versión de la Declaración pide específicamente que se ponga fin al estigma y la discriminación de las poblaciones clave. Sin embargo, The Lancet entiende que algunos Estados miembros están presionando para que el texto de la Declaración ni siquiera mencione a los HSH, los trabajadores del sexo y las personas que viven con el VIH/SIDA. Estas medidas son contraproducentes y moralmente erróneas. Al igual que hace 40 años, la sociedad civil -que representa a las poblaciones clave y a otras poblaciones afectadas- se movilizó para contraatacar antes de la reunión de alto nivel, exigiendo que las poblaciones clave sigan estando claramente especificadas en la Declaración de la ONU.

La erradicación del VIH no puede lograrse sin programas específicos y adaptados a las poblaciones clave. Preocupaciones urgentes como la crisis climática y sus efectos en la migración, la inseguridad alimentaria, los recursos hídricos y los conflictos sólo pueden servir para aumentar la vulnerabilidad al VIH. Sin embargo, aquí estamos de nuevo, como si no se hubiera hecho ningún progreso. La pandemia del VIH/SIDA no puede contenerse sin reconocer y garantizar los derechos humanos de todas las personas, fundamentalmente el derecho a la salud. Si seguimos luchando incluso para reconocer quién está en riesgo de infección, el VIH/SIDA seguirá siendo un problema de salud pública durante otros 40 años y se perderán muchas más vidas.  

Fuente The Lancet, 2021

Informe original del CDC de 1981 sobre el VIH | KQED

En los primeros días de la epidemia del VIH/SIDA, los médicos y las enfermeras no podían ofrecer más que compasión a los pacientes cuyo sistema inmunitario se colapsaba por un virus que ni siquiera tenía nombre. (Foto cortesía de la Sociedad Histórica GLBT)

El domingo se cumple el 30º aniversario de la primera alerta oficial del virus que pronto se conocería como VIH. En 2006, con motivo del 25º aniversario, el American Journal of Public Health reprodujo el informe original del Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR), una publicación de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Puede leer ese informe aquí. Comienza de la siguiente manera:

Durante el período comprendido entre octubre de 1980 y mayo de 1981, 5 hombres jóvenes, todos ellos homosexuales activos, fueron tratados por neumonía por Pneumocystis carinii confirmada mediante biopsia en 3 hospitales diferentes de Los Ángeles, California. Dos de los pacientes murieron. Los 5 pacientes tenían una infección previa o actual por citomegalovirus (CMV) confirmada por laboratorio y una infección por cándida en la mucosa. A continuación se describen los casos de estos pacientes.

Tras la descripción de los cinco casos, el informe se cierra con esto:

El diagnóstico de neumonía por Pneumocystis se confirmó en los 5 pacientes ante mortem mediante biopsia pulmonar cerrada o abierta. Los pacientes no se conocían entre sí y no tenían contactos comunes conocidos o conocimiento de parejas sexuales que hubieran tenido enfermedades similares. Los 5 no tenían antecedentes comparables de enfermedades de transmisión sexual. Cuatro tenían evidencia serológica de infección por hepatitis B en el pasado, pero ninguna evidencia de antígeno de superficie de hepatitis B en la actualidad. Dos de los 5 informaron de contactos homosexuales frecuentes con múltiples parejas. Los 5 informaron del uso de drogas inhalantes, y 1 informó del abuso de drogas parenterales….

Hoy, unos 30 años después, el MMWR ha publicado este informe, titulado “HIV Surveillance — United States, 1981–2008”, que desglosa el número de casos de VIH en Estados Unidos por edad, sexo, raza y categoría de transmisión (hombre a hombre, heterosexual, etc.). El informe también resume la propagación de la enfermedad y publica esta estadística

“A finales de 2008, se calcula que 1.178.350 personas de ≥13 años vivían con la infección por el VIH, incluidas 236.400 (20,1%) cuyas infecciones no estaban diagnosticadas”.

Fuente: kqed.org

Como escribir según Stephen King

Las Reglas de Escritura del Rey del Terror – Como escribir según Stephen King

1. Primero escribe para ti mismo y luego preocúpate por el público. “Cuando escribes una historia, te la cuentas a ti mismo. Cuando reescribes, tu principal trabajo es eliminar todo lo que no es la historia. Tu material empieza siendo sólo para ti, pero luego sale”.

2. No uses la voz pasiva. “A los escritores tímidos les gustan los verbos pasivos por la misma razón que a los amantes tímidos les gustan las parejas pasivas. La voz pasiva es segura. El tímido escribe “La reunión se celebrará a las siete” porque eso le dice de alguna manera: ‘Ponlo así y la gente creerá que lo sabes de verdad’. ‘¡Purga este pensamiento quisquilloso! ¡No seas muggle! ¡Echa los hombros hacia atrás, saca la barbilla y pon la reunión al frente! Escribe ‘La reunión es a las siete’. ¡Ya está, por Dios! ¿No te sientes mejor?”

3. Evita los adverbios. “El adverbio no es tu amigo. Considera la frase “Cerró la puerta con firmeza”. No es en absoluto una frase terrible, pero pregúntate si “firmemente” tiene que estar realmente ahí. ¿Qué pasa con el contexto? ¿Qué pasa con toda la prosa esclarecedora (por no decir emotiva) que precede a “Cerró la puerta con firmeza”? ¿No debería decirnos cómo cerró la puerta? Y si la prosa anterior nos lo dice, ¿entonces “firmemente” no es una palabra extra? ¿No es redundante?”

4. Evita los adverbios, especialmente después de “él dijo” y “ella dijo”. “Mientras que escribir adverbios es humano, escribir ‘él dijo’ o ‘ella dijo’ es divino”.

5. Pero no te obsesiones con la gramática perfecta. “El lenguaje no tiene que llevar siempre corbata y zapatos de cordones. El objeto de la ficción no es la corrección gramatical, sino hacer que el lector sea bienvenido y luego contar una historia… hacer que se olvide, siempre que sea posible, de que está leyendo una historia. “

6. La magia está en ti. “Estoy convencido de que el miedo está en la raíz de la mayoría de los malos escritos. Dumbo consiguió volar con la ayuda de una pluma mágica; puede que sientas el impulso de agarrar un verbo pasivo o uno de esos desagradables adverbios por la misma razón. Sólo recuerda antes de hacerlo que Dumbo no necesitaba la pluma; la magia estaba en él”.

7. Lee, lee, lee. “Hay que leer mucho, refinando constantemente (y redefiniendo) tu propio trabajo mientras lo haces. Si no tienes tiempo para leer, no tienes tiempo (ni herramientas) para escribir.”

8. No te preocupes por hacer felices a los demás. “Leer durante las comidas se considera de mala educación en la sociedad educada, pero si esperas tener éxito como escritor, la mala educación debería ser la segunda o la menor de tus preocupaciones. La menor de todas debería ser la sociedad educada y lo que ésta espera. Si pretendes escribir con la mayor veracidad posible, tus días como miembro de la sociedad educada están contados, de todos modos.”

9. Apague la televisión. “La mayoría de las instalaciones para hacer ejercicio están ahora equipadas con televisores, pero la televisión -mientras se hace ejercicio o en cualquier otro lugar- es lo último que necesita un aspirante a escritor. Si sientes que debes tener al fanfarrón analista de noticias en la CNN mientras te ejercitas, o a los fanáticos de la bolsa en la MSNBC, o a los fanáticos de los deportes en la ESPN, es hora de que te cuestiones cuán serio eres realmente en cuanto a convertirte en escritor. Debes estar preparado para hacer un serio giro hacia la vida de la imaginación, y eso significa, me temo, que Geraldo, Keigh Obermann y Jay Leno deben irse. Leer lleva tiempo, y la teta de cristal se lleva demasiado”.

10. Tienes tres meses. “El primer borrador de un libro -incluso uno largo- no debería llevar más de tres meses, lo que dura una temporada“.

11. El éxito tiene dos secretos. “Cuando me preguntan por ‘el secreto de mi éxito’ (una idea absurda, eso, pero imposible de alejar), a veces digo que hay dos: me mantuve físicamente sano, y me mantuve casado. Es una buena respuesta porque hace que la pregunta desaparezca, y porque hay un elemento de verdad en ella. La combinación de un cuerpo sano y una relación estable con una mujer autosuficiente que no acepta nada de mí ni de nadie ha hecho posible la continuidad de mi vida laboral. Y creo que lo contrario también es cierto: que mi escritura y el placer que siento por ella han contribuido a la estabilidad de mi salud y de mi vida familiar.”

12. Escribe una palabra cada vez. “Un presentador de un programa de radio me preguntó cómo escribía. Mi respuesta – “Una palabra a la vez“- pareció dejarle sin respuesta. Creo que intentaba decidir si estaba bromeando o no. No lo hacía. Al final, siempre es así de sencillo. Tanto si se trata de una viñeta de una sola página como de una trilogía épica como ‘El Señor de los Anillos’, la obra siempre se realiza palabra a palabra.”

13. Eliminar las distracciones. “No debe haber ningún teléfono en tu cuarto de escritura, ni mucho menos televisión o videojuegos con los que puedas tontear. Si hay una ventana, corre las cortinas o baja las persianas a menos que dé a una pared en blanco.”

14. Apégate a tu propio estilo. “No se puede imitar el enfoque de un escritor en un género concreto, por muy sencillo que parezca lo que hace el escritor. No se puede apuntar un libro como un misil de crucero, en otras palabras. La gente que decide hacer una fortuna escribiendo como John Grisham o Tom Clancy no produce más que pálidas imitaciones, en general, porque el vocabulario no es lo mismo que el sentimiento y la trama está a años luz de la verdad tal y como la entienden la mente y el corazón.”

15. Dig. “Cuando, en el curso de una entrevista para The New Yorker, le dije al entrevistador (Mark Singer) que creía que las historias son cosas encontradas, como los fósiles en el suelo, me dijo que no me creía. Le contesté que eso estaba bien, siempre y cuando él creyera que yo lo creaba. Y lo hago. Las historias no son camisetas de recuerdo ni Game Boys. Las historias son reliquias, parte de un mundo preexistente no descubierto. El trabajo del escritor es utilizar las herramientas de su caja de herramientas para sacar del suelo lo más intacto posible. A veces el fósil que se descubre es pequeño; una concha marina. A veces es enorme, un Tiranosaurio Rex con todas sus costillas gigantescas y sus dientes sonrientes. De cualquier manera, sea un cuento corto o una novela de mil páginas, las técnicas de excavación siguen siendo básicamente las mismas.”

16. Tómate un descanso. “Si no lo has hecho nunca, descubrirás que releer tu libro tras un parón de seis semanas es una experiencia extraña y a menudo estimulante. Es tuyo, lo reconocerás como tuyo, incluso serás capaz de recordar qué melodía había en el equipo de música cuando escribiste ciertas líneas, y sin embargo también será como leer el trabajo de otra persona, un alma gemela, quizás. Así es como debe ser, la razón por la que has esperado. Siempre es más fácil matar a los queridos de otro que a los propios”.

17. Deja de lado las partes aburridas y mata a tus queridos. “La mayoría de las veces, cuando pienso en el ritmo, vuelvo a Elmore Leonard, que lo explicaba perfectamente diciendo que simplemente dejaba fuera las partes aburridas. Esto sugiere cortar para acelerar el ritmo, y eso es lo que la mayoría de nosotros acabamos teniendo que hacer (mata a tus queridos, mata a tus queridos, aunque te rompa el corazón de ecgocéntrico escritorzuelo, mata a tus queridos).”

18. La investigación no debe eclipsar la historia. “Si necesitas investigar porque partes de tu historia tratan de cosas sobre las que sabes poco o nada, recuerda esa palabra de vuelta. Ahí es donde debe estar la investigación: en el fondo y en la historia de fondo como puedas conseguirlo. Puede que estés embelesado con lo que estás aprendiendo sobre las bacterias carnívoras, el sistema de alcantarillado de Nueva York o el potencial del coeficiente intelectual de los cachorros de collie, pero a tus lectores probablemente les importarán mucho más tus personajes y tu historia.”

19. Te conviertes en escritor simplemente leyendo y escribiendo. “No necesitas clases o seminarios de escritura, como tampoco necesitas este o cualquier otro libro sobre escritura. Faulkner aprendió su oficio mientras trabajaba en la oficina de correos de Oxford, Mississippi. Otros escritores han aprendido los fundamentos mientras servían en la Marina, trabajaban en fábricas de acero o cumplían condena en los mejores hoteles de Estados Unidos. Yo aprendí la parte más valiosa (y comercial) del trabajo de mi vida mientras lavaba las sábanas de los moteles y los manteles de los restaurantes en la lavandería New Franklin de Bangor. Se aprende mejor leyendo mucho y escribiendo mucho, y las lecciones más valiosas de todas son las que uno mismo se enseña.”

20. Escribir consiste en ser feliz. “Escribir no consiste en ganar dinero, hacerse famoso, conseguir citas, echar un polvo o hacer amigos. Al final, se trata de enriquecer la vida de los que van a leer tu obra, y de enriquecer también tu propia vida. Se trata de levantarse, recuperarse y superarse. De ser feliz, ¿de acuerdo?

La escritura es mágica, tanto el agua de la vida como cualquier otro arte creativo. El agua es gratis. Así que bebe”.

¿Cuál de estas reglas te gusta más?
Join Amazon Prime – Watch Thousands of Movies & TV Shows Anytime – Start Free Trial Now

La Novela de Tarantino

Quentin Tarantino publica su primera novela: una adaptación pulp de Once Upon a Time in Hollywood.

No hay mercado como el de los sucesos. O tal vez, como escribió una vez Bart Simpson en la pizarra, “hay muchos negocios como el mundo del espectáculo”.

La nueva película de Quentin Tarantino, 2019 Once Upon a Time in Hollywood de, sigue a la envejecida estrella de televisión Rick Dalton, que es empujado a interpretar papeles de personajes malvados. Borracho y deprimido, Dalton y su compañero Cliff Booth ven reposiciones de su programa y se encuentran en una serie de problemas cada vez más serios mientras el actor busca un papel que lo redima. El esbozo de la película, desprovisto de referencias históricas que hicieron que los críticos la enaltecieran como “una carta de amor al viejo Hollywood”, suena sospechosamente a otra propiedad de los medios en la mitad de su última temporada ese verano.

https://youtu.be/Xbc5PSNetCY

Llamada un reemplazo de Mad Men , la serie satírica de dibujos animados para adultos de Netflix, Bojack Horseman, también sigue a una ex estrella de televisión envejecida y sus compinches / colgadores a través de sus desventuras en Hollywood (“Hollywoo”). En el camino, se enfrentan a los problemas que surgen bajo la influencia de la “sexualidad masculina”, como la adicción al trabajo, la confusión emocional y el abuso de poder en una industria donde las relaciones de poder son extremadamente desiguales. El programa deja en claro que ni el viejo ni el nuevo Hollywood merecen una carta de amor, no más que otras industrias que permiten tal comportamiento. (También presenta una caricatura de Tarantino).

Once Upon a Time in Hollywood, en cambio, celebra el viejo star system y sus privilegios -como sostiene Richard Brody en The New Yorker- en una “visión obscenamente regresiva de los años 60” que purga la década de sus protestas y brutales palizas. La premisa de este drama histórico alternativo de la Novela de Tarantino parece ser:

“Si la gente del Hollywood de los años 50 y 60 hubiera conservado su orgullo -si los tiempos no hubieran cambiado, si las llaves del reino no se hubieran entregado a los librepensadores y decadentes de los años 60- Hollywood y el mundo serían un lugar mejor, más seguro y más feliz”.

Tarantino convierte a los “hippies”, un peyorativo favorito de sus personajes, en los chivos expiatorios de los asesinatos de la Familia Manson, en lugar de las creencias supremacistas del propio Manson. Como muchos críticos señalaron en su momento, “el único personaje notable de color, Bruce Lee (Mike Moh), … interpretado como una parodia altiva” que es “dramáticamente humillado” por el fanfarrón doble de Pitt -que supuestamente asesinó a su esposa y va tras los villanos del culto de Manson con el regocijo sádico de un verdadero psicópata, una escena, escribe Brody, “que sólo subraya la lección [de Tarantino]”.

Puede que haya regocijo en la película, pero también hay tristeza. Christopher Hooten, de Little White Lies, se burla de la idea de la “carta de amor” y ve la película más bien como un lamento por el fin de los “librepensadores” en el cine.

    Este es el proyecto de la pasión de la Novela de Tarantino -quizás su última película- y da la sensación de que está intentando colar una película con la sensibilidad y el tono de los años 70 antes de que ya no sea posible. Si los Tarantinos y Martin Scorseses se han tomado un tiempo de descanso, éste podría ser el fin del cine de autor a escala de superproducción. Hemos llegado a una polarización en la industria en la que un director o bien trabaja como sicario (y a menudo despedido) para Disney o Warner Bros. o bien se va con el sombrero puesto con la esperanza de conseguir unos cuantos millones de dólares para hacer algo más personal y único.

Puede que los Tarantinos del mundo sean una especie en extinción, pero Tarantino no abandona su arte, sino que se dedica a proyectos “más personales y únicos”, en este caso, una novela, y “la pasta más novelesca: la adaptación de la novela”, escribe Peter Bradshaw en The Guardian. En Once Upon a Time in Hollywood: A Novel, “adereza las historias de fondo, mezcla pastiches de realidad y realidad alternativa, añade nuevos episodios” y juega con sus enormes puntos fuertes como escritor de diálogos y acción chispeantes. El libro también promete un final que los espectadores de la película no verán venir.

La novela explora la vida interior de sus personajes femeninos, incluyendo, por supuesto, a Sharon Tate “y a la ficticia actriz infantil Trudi Fraser”, y añade un lado aún más oscuro a Cliff Booth, de quien se dice que admira a cierto personaje a pesar de o porque es “inconscientemente racista, conscientemente misógino”. Esto es Tarantino, después de todo, ninguno de sus personajes es un dechado de virtudes. 

 

Fuente Open Culture

Stray, Era Callejero por Derecho Propio

En el documental “Stray” el callejero de Elizabeth Lo, un trío de parias caninos recorre las calles de Estambul.

Cuando el perro de la infancia de Elizabeth Lo murió, sufrió mucho, como todos los dueños de mascotas. Pero como cineasta, también pensó en cómo llevar el proceso de duelo un poco más allá de lo que la mayoría de la gente haría.

“También me dolía la política externa que lo definía como menos que humano”, explicó Lo en una reciente entrevista telefónica. “Quería hacer una película centrada en la vida de un perro y darle valor”.

El resultado de la misión cinematográfica de Lo es “Stray”, su nuevo largometraje documental que se proyectará en el próximo 28º Festival Internacional de Cine de Hamptons. Lo, nacida en Hong Kong y graduada en el programa de cine de la Universidad de Nueva York y en el programa de documentales de dos años de la Universidad de Stanford, vive ahora en Los Ángeles, pero su deseo de enfocar la vida real de los perros la llevó a Estambul (Turquía) por una sencilla razón: es una ciudad en la que los perros callejeros gozan de una protección especial.

“Llegué a Turquía porque tiene una relación única con los perros callejeros”, dice Lo, que no tenía ninguna relación con Estambul antes de lanzarse a hacer su película. “La gente lucha por el derecho a tener perros en la calle sin dueño “Me pareció extraordinario”.

“Aunque fue de todos, nunca tuvo dueño”

En Estambul viven 15 millones de personas y unos 130.000 perros callejeros. Durante más de un siglo ha luchado por controlar el problema de los perros callejeros. En 1910, decenas de miles de perros de la ciudad fueron reunidos y transportados a una isla donde se les dejó morir de hambre. Pero el problema de la superpoblación persiste, y hace 20 años el gobierno envenenó a los perros callejeros para reducir su número.

Pero ese acto llevó a los activistas por los derechos de los animales a organizar protestas, y en 2004 el gobierno turco promulgó una ley que obligaba a rehabilitar a los perros callejeros en lugar de aplicarles la eutanasia. Hoy en día, tras ser recogidos, los perros -el programa incluye también a los gatos- son vacunados, esterilizados y devueltos a la calle. Los animales llevan chips en las orejas que indican que han sido tratados

Para contar la historia de los perros vagabundos de Estambul, Lo se propuso explorar la ciudad a través de los ojos de los propios vagabundos. La película sigue a un trío de perros sin hogar -Zeytin, Nazar y Kartel- mientras recorren las calles, las aceras y los canales de Estambul. El primer viaje de exploración de Lo a Estambul fue en 2017, justo cuando la ciudad se enfrentaba a la afluencia de refugiados, a los atentados terroristas y al aumento del régimen autoritario.

“Quería ver si los perros callejeros de la periferia y el nivel más bajo de la sociedad podían tomar el pulso del país y del mundo”, dijo Lo, que inicialmente intentó lo que llamó un “enfoque descendente” de la película, centrándose en las protestas políticas en la ciudad en ese momento.

“No se sentía auténtica”, admitió. “Así que en 2018 volvimos atrás y no preprodujimos nada. Nos permitimos abrirnos a los perros de la ciudad”.

Eso significó dejar que los perros marcaran la agenda y la ruta, lo que a menudo llevó a Lo a descubrir lugares que nunca habría encontrado por su cuenta, incluido un edificio abandonado donde un grupo de adolescentes sin hogar -refugiados sirios- pasaba gran parte de su tiempo. Los chicos, que esnifaban pegamento y pedían limosna a los transeúntes en la calle, disfrutaban de un parentesco único con los vagabundos, dadas sus similares circunstancias vitales, y a menudo los perros dormían a su lado. En un momento de la película, toman un cachorro de una hembra callejera para criarlo como propio.

“Libre como el viento era nuestro perro
Nuestro y de la calle que lo vio nacer.”

“Los chicos sirios tenían esta compulsión de adquirir más cachorros y perros”, dijo Lo. “Creo que la vida en la calle es muy dura y difícil. Cuando se reunían con los perros, se veía la alegría. Están en un país que no es el suyo, y creo que los perros les dieron la sensación de ser una tribu en la calle”. Cuando adquieren el cachorro Kartel, se notaba que Kartel estaba sufriendo un poco. Pero tuve que respetar el deseo de estos chicos de cuidar algo. Era antiguo y profundo”.

Aunque los tres sujetos de Lo tienen su momento en la película, es Zeytin la estrella indiscutible de “Stray”, y en ella, Lo admite que encontró el tema perfecto para su documental.

“La película es un intento de descentrar el mundo humano y Zeytin surgió muy pronto”, dijo Lo. “Cuando la conocimos, resulta que estaba corriendo por un túnel subterráneo con un gran sentido de la responsabilidad. Nos llevó hasta los jóvenes sirios con los que tenía una relación intermitente. Llegamos a conocer su amplio abanico dentro de la ciudad que recorría.

“Zeytin era también uno de los raros perros que no nos seguía. La valoramos, era tan radicalmente independiente”.

“Era una metáfora de la aventura”

En una escena conmovedora, Nazar y Zeytin, a las que Lo describe como dos “mujeres fuertes no humanas”, se unen a una gran multitud de manifestantes que participan en una marcha de mujeres por las calles. Cuando, de forma bastante inapropiada, aparece en escena un macho callejero que intenta aparearse con una de ellas, varios manifestantes de la multitud amonestan al perro preguntándole en broma si ha obtenido su consentimiento.

“Lo que me pareció realmente notable es que los perros son bien tratados por la sociedad y los que sobreviven son emocionalmente afines e inteligentes”, dijo. “Hay muy pocos perros antisociales allí. Me sentí segura allí, sentí que los perros me protegerían de la gente que me acosara”.

Cuando se le preguntó si el hambre era un problema para los perros callejeros de Estambul, Lo dijo: “En absoluto”.

“Al principio, intentamos sobornar a Zeytin con carne para que se despertara, pero se negó. Tenía una buena selección de comida. Los carniceros ponían huesos y carnes y otros restaurantes ponían comida. Me parece extraordinario que la sociedad haya decidido coexistir de esta manera”.

Como cineasta, Lo le dirá que no fue un rodaje típico con un calendario de producción predecible. Para captar la autenticidad de la vida de los perros en la calle, Lo y su pequeño equipo tuvieron que adaptarse a sus horarios, en lugar de imponer sus propios tiempos de rodaje a sus sujetos.

“Sin tener horario para hacer la siesta
Ni rendirle cuentas al amanecer.”

Eso significaba seguir a los perros en cuanto se levantaban al amanecer para abrirse paso por la tranquila ciudad en busca de sobras y limosnas de los recolectores de basura. A las 9 de la mañana, los perros se acomodaban para dormir durante el calor del día mientras la ciudad bullía a su alrededor. Luego salían de nuevo a la calle al caer la noche, vagando por la ciudad hasta las 2 de la madrugada.

“Algunos días no hacían nada. En cierto modo, encarnan una mentalidad anticapitalista y antiindustrialista”, dijo. “No contribuyen a la sociedad de forma monetaria y eso es lo que les hace tan desafiantes. Como símbolo a seguir en una ciudad, no sirven a ningún propósito económico”.

Además de reconfigurar la jornada de trabajo para acomodar los horarios poco convencionales de sus sujetos, otro reto para Lo y su equipo fue averiguar cómo capturar eficazmente las vidas y perspectivas de los perros visualmente en la película. Esto supuso un poco de ensayo y error.

“Probamos con GoPros en los perros, pero resultaba demasiado alienante para el público”, explica. “Finalmente, tuvimos un cardán con una cámara a bordo. Me agachaba y permanecía junto al perro. La calidad era importante y queríamos tratarlos de forma visual y cinematográfica. Agachado y persiguiéndolos, a veces me costaba, me sentía como un perro”.

Lo admite que mucha gente en las calles de Estambul probablemente pensó que estaba loca, siguiendo a los perros callejeros, como hizo, con el equipo de la cámara en la mano. Como Lo no habla turco, sintió un verdadero parentesco con los perros y no se distrajo con los breves fragmentos de conversación que sus cámaras captaron al pasar por las mesas de los cafés o los peatones en la calle.

“No tenía ninguna relación con Estambul antes de llegar allí para hacer la película. Como completa forastera, la misión era seguir a los perros y a dónde nos llevarían si lo dejas en manos de los perros”, dijo. “Como era extranjera, creo que tuve acceso a conversaciones y personas a las que normalmente no se me permitiría entrar. Seguía a los perros y procesaba el lenguaje a través del lenguaje corporal y me sentía cada vez más como un perro.

“Al igual que los perros, yo era una extranjera, pero estaba profundamente vinculada”, añadió. “A través de los perros, ¿qué vemos de la sociedad que nos rodea? Crecí en Hong Kong y los perros tenían que ir a un lugar donde no fueran una amenaza para la sociedad. Esto le da la vuelta a todo. Creo que mucha gente en Occidente piensa que es inhumano, pero que los perros vivan sólo como mascotas o en refugios refleja la realidad de otro ser.

“Era un callejero con el sol a cuestas”

“La vida de Zeytin es tan rica. Tienen tanta curiosidad y peculiaridades”, dice. “La vida de mi perro mascota era mucho menos rica”.

Durante las muchas horas que Lo pasó con los perros, no sólo descubrió los ritmos y patrones diarios que definen la vida de los perros callejeros, sino que también descubrió que se desarrolló un cierto vínculo y sentido de respeto mutuo entre ella y sus sujetos.

“Era interesante estar en el campo con ellos y ver las decisiones que tomaban”, dice Lo. “En un momento dado, Zeytin eligió ir por una carretera con mucho tráfico. Como director de fotografía, me gustó tener la escena de los coches en la ciudad. Al editar el material, me di cuenta de que quizá lo hacía por mí. Hay un momento en el que me mira, como diciendo: ‘Oye, ¿has conseguido la toma?'”

Lo también cree que, con el tiempo, ella y los perros llegaron a un acuerdo tácito sobre sus emociones internas.

“Los perros se mostraban más agresivos cuando yo me sentía personalmente molesta. Me di cuenta de que son muy sensibles a nuestros deseos más íntimos”, dice. “Todos esos estereotipos de que no se puede mentir a un perro son ciertos”.

Aunque Lo entabló una fuerte relación con sus sujetos, al final éstos mantuvieron decididamente su propio sentido de la autonomía, como cabría esperar en un perro de la calle.

https://youtu.be/uv0uBWog278

“No se emocionan mucho al verme”, dice Lo. “Son perros callejeros que están hastiados. A veces, me acompañaban a casa por la noche. Cada vez que estaban conmigo, era porque querían”.

Ah, si los humanos pudiéramos saber con certeza que lo mismo ocurre con nuestros propios perros, que están cautivos en nuestras casas y nuestros corazones

Fuente: Sag Harbor Express

https://open.spotify.com/track/5M7yzpoVyl0CJxnD8uUHjL?si=9f63dc6fba804619

Leo Eloesse el querido doctorcito de Frida Kahlo

El Amor de La Doliente Friducha


La correspondencia que por 20 años intercambiaron la artista mexicana Frida Kahlo y su doctor Leo Eloesser en la que se revela una relación afectiva entre ambos.

“Te beso las manos, chula, y la pata trunca, no sabes cuánto te echo de menos con tus enaguas tepehuanas y tus labios de carne viva”

“Querido Doctorcito. Frida Kahlo y Leo Eloesser.
Correspondencia’

La publicación fue posible gracias al descubrimiento en el 2004 de cientos de documentos guardados en diferentes partes de la casa en la que vivió Kahlo, conocida como la Casa Azul, hoy convertida en museo.
Allí estaban las cartas que le envió el doctor, mientras que las generadas por la pintora estaban en poder de la pareja del médico Joyce Campbell, quien luego de muchos años de negarse a revelarlas, en el 2002, cuando tenía 87 años, se las entregó al editor mexicano Juan Pascoe, quien conocía de su existencia.
Kahlo y Eloesser se conocieron en Cuernavaca en 1930. Un año después cuando la artista se mudó a San Diego junto a su esposo, el también pintor Diego Rivera, ella le escribió por primera vez. Entre sus intercambios le confesó su aborto, las desilusiones que le provocaba su marido y sus sentimientos.


“Retrato del doctor Leo Eloesser” (1931, óleo sobre fibra dura, 85.1 x 59.7 cm, San Francisco, University of California, School of Medicine), de Frida Kahlo.

Mientras vivía en San Francisco, Frida fue hospitalizada debido a un persistente dolor en su pierna derecha. Entonces conoció al Dr. Eloesser, un cirujano muy conocido y un amigo de Diego Rivera desde 1926. El doctor Eloesser estaba muy interesado en las artes y fue descrito como:
“…un hombre bajo con el cuello como el de un pájaro, al cual le gustaban los cuellos de camisa almidonados y altos, parecía un hombre joven que se hubiera vuelto viejo de repente, y tocaba la viola de un modo horrible”

Leo Eloesser era profesor de cirugía de la Universidad de San Francisco, aficionado a los veleros y el arte; le diagnosticó a Frida Kahlo escoliosis y aplastamiento de un disco intervertebral.


Elosser – Frida Kahlo – Rivera

El Médico de Frida un Revolucionario

Entre los médicos voluntarios estadounidenses en la Guerra Civil española, el Dr. Leo Eloesser, cirujano torácico afiliado al Hospital General de San Francisco, organizó un equipo de médicos y enfermeras de la costa oeste y aportó su considerable experiencia en medicina militar a la España republicana.
Al final de la guerra, regresó a su puesto como subjefe del Servicio Quirúrgico del Condado de Stanford y reabrió su oficina privada. La epidemia de influenza de 1919 resultó en una avalancha de pacientes con absceso pulmonar, bronquiectasias y empiema, lo que estimuló aún más su interés por la cirugía torácica. En 1926, incorporó, como su asociado en la práctica privada, a su ex oficial interno en cirugía, William Lister “Lefty” Rogers. Los intereses clínicos de Eloesser eran generales. Siempre tuvo un gran interés en las fracturas, que entonces eran competencia del cirujano general. Pero a medida que su práctica torácica privada creció, también lo hicieron sus intereses de investigación en cirugía torácica. Se interesó por la tuberculosis y su tratamiento, ideando el colgajo que lleva su nombre, utilizado para el drenaje crónico del empiema. Era muy competente en broncoscopia, una técnica que había aprendido en Alemania, y se interesó en la patología bronquial y en la estenosis bronquial en particular.
En 1934, visitó Rusia e instaló una sala de cirugía torácica en la Primera Clínica de Cirugía Universitaria de Moscú. Tres años más tarde, después de servir como presidente de la Asociación Americana de Cirugía Torácica, se fue a España y sirvió al lado Leal en la Guerra Civil Española durante ocho meses. Se llevó consigo su viola, una ambulancia y un equipo de médicos y enfermeras que había contratado.


Leo Eloesser (1906-1984)

Estableció un hospital militar y desarrolló un servicio de banco de sangre. Mientras estuvo en España, publicó un artículo sobre el manejo de fracturas compuestas. Regularmente enviaba pedidos a casa de sus cigarrillos mexicanos El Toro, chocolates Ghirardelli y Hills Bros. Coffee, a todos los cuales era adicto. Tenía muchos amigos entre artistas y músicos; entre ellos figuraban el destacado escultor Ralph Stackpole y el muralista mexicano Diego Rivera. La esposa de Rivera, Frida Kahlo, pintó el cuadro de él que hoy cuelga en el vestíbulo del Hospital General de San Francisco. Eloesser regresó de España en 1938 y reanudó sus funciones en el Hospital de la Ciudad y el Condado y su práctica privada.


En la era McCarthy, se sintió perseguido; y en 1953 se retiró a Tacambaro, México, donde instaló una pequeña clínica para tratar a los desfavorecidos de la zona.


Leo Eloesse el Querido Doctorcito de Frida Kahlo.

Y Frida conoció a Chavela


“Hoy conocí a Chavela Vargas. Extraordinaria, lesbiana, es más se me antojó eróticamente. No sé si ella sintió lo que yo. Pero creo que es una mujer lo bastante liberal que si me lo pide no dudaría un segundo en desnudarme ante ella. Ella repito es erótica. Acaso es un regalo que el cielo me envía. Frida K.”


Los expertos, entre ellos el Museo Frida Kahlo, han cuestionado la autoría de las piezas, ya que consideran que existen errores de ortografía que Frida no hubiera cometido, y que su contenido es demasiado vulgar para la artista, quien era más sutil.

Las presuntas falsificaciones han sido denunciadas ante la Procuraduría General de la República (PGR) sin concretar directamente a Noyola u otra persona directamente como responsables de ofrecer como verdadero algo que no lo es.

   Shop Fancy Accessories up to 30% off at BerryLook.com

Un decreto de 1984 establece que toda obra de arte de Frida Kahlo tiene la consideración de monumento artístico nacional por lo que está protegida por una ley federal que considera de utilidad pública cualquier reproducción y comercialización de la misma.

Asimismo, la ex secretaria particular del muralista Diego Rivera, quien fue el esposo de Frida, la crítica de arte Raquel Tibol, consideró en agosto que las cartas y demás objetos eran falsificaciones “grotescas” .

Por lo pronto solo ellas saben lo cierto de esta historia que como suele pasar sería mucho más amorosa que todo lo que podámos imaginar. Dos mujeres que se reconocieron en su arte y en él se amaron.

El Mar de Arena de Julian Lennon

Las inquietantes fotografías de Julian Lennon capturan la miseria del interior del Mar Salton de California y los asentamientos de pueblos fantasmas en sus orillas

La competencia por el título de lugar más surrealista de Estados Unidos está muy reñida, pero el Salton Sea de California es sin duda un contendiente.

Y la atmósfera inquietante y postapocalíptica de esta extraña masa de agua y los asentamientos de pueblos fantasmas en sus orillas fue captada por Julian Lennon, hijo de la leyenda de los Beatles John, en una impresionante serie de fotografías publicadas recientemente.

Esta masa de agua interior es uno de los mayores mares interiores del mundo y, a 69 metros por debajo del nivel del mar, uno de los lugares más bajos de la Tierra. Ha aparecido y desaparecido varias veces a lo largo del tiempo, pero reapareció en 1905 cuando el río Colorado, que fluía hacia el este, desbordó el sistema de riego e inundó una cuenca llamada Salton Trough. Según datos de park.ca.gov, todo el caudal del río fluyó hacia la cuenca durante 18 meses antes de detenerse en 1907, creando un lago de 45 millas de largo y 20 millas de ancho.

En las décadas de 1950 y 1960, los promotores vieron la oportunidad de hacer dinero rápido aquí, y floreció como destino turístico, con centros turísticos, resorts, hoteles y atracciones apareciendo a diestro y siniestro. Sin embargo, como consecuencia del lavado de las aguas de las granjas, el lago se volvió cada vez más tóxico y salado, los peces y las aves empezaron a morir y los asentamientos se convirtieron en pueblos fantasmas. Se pensaba que unas 40.000 personas vivirían en las orillas del Mar Salton. Sin embargo, a los propietarios de las tierras les gustan los desastres ecológicos y hoy hay entre cinco y diez mil habitantes, aunque la zona suele atraer hasta un millón de visitantes al año para la observación de aves y los deportes acuáticos.

Lennon dijo a MailOnline Travel que “siempre había oído hablar mucho de este lugar”, así que decidió hacer un viaje de última hora con un amigo en 2019 para explorar la zona por sí mismo. Describe el Salton Sea, que ha visitado varias veces desde entonces, como un “lugar misterioso y surrealista” con una “calma inquietante”.

Y añadió: “Suena un poco a tópico, pero quería mostrar con mis imágenes que también puede haber belleza en la muerte. El Salton Sea tiene mala reputación debido al desastre ecológico y es casi un lago “muerto”. Pero si se mira en el momento adecuado del día, especialmente justo antes de la puesta de sol, la luz es increíblemente hermosa. Incluso fotografiado en blanco y negro, tiene una belleza descarnada.

El Ojo de Sean

Una impresionante serie publicada recientemente por Julian Lennon, hijo de la leyenda de los Beatles John, capta la inquietante atmósfera del Salton Sea de California.

Una impresionante serie publicada recientemente por Julian Lennon, hijo de la leyenda de los Beatles John, capta la inquietante atmósfera del Salton Sea de California.

En la foto, un retrato del barco de la muerte, creado e instalado por el artista Sean Guerrero en el pueblo conocido como Bombay Beach

La zona atrae hasta un millón de visitantes al año en épocas normales, que observan las aves y practican deportes acuáticos.

En los últimos años, el lago ha atraído la afluencia de artistas y hipsters. En la imagen, instalaciones sobrantes de la Bienal de Playa de Bombay, un festival de arte fundado en 2016

Lennon dijo a MailOnline Travel que “siempre había oído hablar mucho de este lugar”, por lo que decidió hacer un viaje de última hora con un amigo en 2019 para explorar el Mar Salton por sí mismo

Un letrero y una palmera solitaria en Bombay Beach, que en su día fue uno de los complejos turísticos más animados de los alrededores del Mar Salton.

La oxidada señalización del bar Ski Inn, que presume de ser el bar más bajo del hemisferio occidental, a unos 226 pies (69 m) por debajo del nivel del mar. Este bar de mala muerte es uno de los pocos negocios que quedan abiertos en la zona de Bombay Beach.

El Mar Muerto en California

Un visitante reciente lo describió como “una verdadera joya escondida”, añadiendo que “la cerveza está fría, el personal es muy amable y los filetes son estupendos”. El pub ha atraído mucha atención de los medios de comunicación a lo largo de los años. El difunto Anthony Bourdain lo presentó en su serie de televisión No Reservations, donde disfrutó de un fundido de chivo expiatorio

“El Mar Salton de California fue en su día un brillante oasis en el desierto que atraía a los veraneantes en casas rodantes y caravanas. La gente se ha ido, pero sus remolques permanecen.

Lennon describe el Mar de Salton, que ha visitado varias veces desde su primera visita en 2019, como un “lugar misterioso y surrealista” con una “calma inquietante”.

“Incluso cuando se filma en blanco y negro, se puede ver la belleza en bruto”

Julian Lennon

Fuente Sadie Whitelocks for Mail Online

Reina del grito: Un viaje por los miedos femeninos

La que sabe de Miedos, el Reinado de Fez

De Fez no solo tiene miedos propios. Como su madre y su hermana, tiene miedo a viajar sola. Como ellas, deja la ropa al lado de la cama por si se declara un incendio y tiene que salir corriendo. Desirée pasó tanto miedo de pequeña cuando la cinta de La Profecía del videoclub se quedó atascada en el vídeo de su casa que se pasó tres días comiendo de pie en la cocina y cenando en su habitación, evitando el comedor, porque no podía soportar estar en la misma habitación que esa película que no había visto pero que sabía que daba muchísimo miedo. Pensaba que si estaba cerca del aparato o la miraba por error «caería sobre mí una maldición y me atropellaría un coche».

Tengo miedo a caminar sola de noche por la calle. Miedo a no ser aceptada. Miedo a obsesionarme con el amor romántico.

Miedo a desactivar los roles tradicionales en mis relaciones sentimentales y familiares. Miedo a desear. Miedo a mi propio cuerpo y al ajeno. Miedo a engordar y envejecer. Miedo a fracasar como madre, y a la presión social por la maternidad. Miedo a la pérdida. Miedo, en general, a no estar a la altura.

Tengo mucho miedo. Todo el rato. Pero el cine de terror me ha ayudado desde que era niña: a la vez que alimentaba mis temores y generaba muchos nuevos, me ha brindado un lugar en el que cobijarme, en el que aprender. Ahora que tengo más herramientas para combatirlo soy capaz de enfrentarme a él. De ganar al miedo.

“Un visión del horror que duele por su honestidad y emociona por su belleza, que desenmascara aquello que esconde la oscuridad de un cine: que el alma de las películas de terror es inmensa, libre y, sobre todo, femenina.”
J.A. Bayona
“Un libro lúcido y valiente sobre cómo el cine de terror ayuda a pensar el duelo, la soledad, la violencia sexual, la locura y ese pavor que te sigue, de noche, en la calle oscura.”
Mariana Enríquez
Desirée de Fez

«El cine de terror desmonta el mito de la embarazada feliz y radiante, eso sí que es ciencia ficción»

Desirée de Fez

Fuente: El Pais, Amazon

Salir de la versión móvil